¿Necesitas desconectar?


Imagina la escena:

Suena el despertador, es de noche todavía; te levantas sin ganas y te preparas corriendo para ir a trabajar.

Durante el día no paras, el tiempo se esfuma y tú todavía tienes mil cosas por hacer.

Sales de trabajar pero no acaba ahí la cosa.

Quizás debas ir a la compra o a recoger a tus hijos, puede que incluso tengas algún trabajo extra que hacer; cuando llegas a casa estás medio muriendo pero todavía debes poner la lavadora, preparar la cena y ayudar a los niños con los deberes.

Todo esto sin olvidar que tu smartphone te ha estado recordando en todo momento que tienes notificaciones nuevas en WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter…

Después de cenar y tras leer en Internet las noticias más importantes de la jornada,  llega por fin tu momento favorito del día:

caer en la cama y dormirte al instante.

woman-1733891_640

¿Te suena de algo?

Este es el día a día de muchísima gente en el planeta: horarios, prisas, obligaciones…

Aunque estamos acostumbrados (o intentamos estarlo) las consecuencias no tardan en aparecer: ansiedad, depresión, agotamiento…

Por eso debemos hacer una pequeña pausa diaria para respirar y tomar distancia de nuestro frenético ritmo de vida.

Existen muchas formas de desconectar: leer un libro que nos guste, escuchar música suave, dar un paseo por el campo, meditar…

theravada-buddhism-1769592_640

La meditación es una práctica milenaria que nos ayuda a oxigenar la mente y dar claridad a nuestros pensamientos, estudios científicos han comprobado que:

-mejora la concentración y la memoria

-mejora el sistema inmunitario

-ayuda a bajar los niveles de ansiedad y mejora la depresión

-reduce el estrés

-se reduce el volumen de la amígdala, la región del cerebro involucrada en el proceso del

miedo.

-mejora la estabilidad emocional

-ayuda a tomar mayor consciencia personal

-facilita y mejora la calidad del sueño

-relaja la tensión muscular

-mejora la salud en general

Al contrario de lo que se piensa, no es necesario disponer de mucho tiempo o de material específico para meditar.

Encuentra un lugar tranquilo, puede ser el salón de tu casa, tu habitación, el jardín… Lo que necesitas es evitar las distracciones durante al menos 10 minutos.

Es importante sentarse bien, con la espalda recta, puedes sentarte en una silla o, si lo consigues, con las piernas cruzadas en la postura de loto.

Pon las manos sobre los muslos e inclina la cabeza ligeramente hacia delante.

Ahora cierra los ojos y concéntrate en la respiración…

Siente como entra el aire en tu nariz y llena tus pulmones…

Nota cómo se mueve tu pecho al respirar e intenta concentrarte en las sensaciones de tu cuerpo: dónde sientes frío y dónde calor, en que partes sientes presión o carga…

No huyas de los pensamientos, obsérvalos desde fuera y luego regresa a tu respiración…

No es necesario pasarse horas meditando, con empezar practicando 5 ó 10 minutos al día es suficiente para notar sus beneficios de inmediato.

Con el tiempo descubrirás que eres capaz de meditar en cualquier momento y lugar, mientras esperas el autobús o caminando hacia el trabajo por ejemplo.

La meditación es, sin duda, un remedio eficaz para curar las consecuencias de nuestro estresante ritmo diario.

¿A qué esperas para empezar?.

meditation-1800476_640

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s